¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!
Hoy, 22 de marzo de 2015, "Mis lecturas" y yo, cumplimos nuestro segundo año compartiendo eso: lecturas; mejor decir, comentarios de lecturas.
En veinticuatro meses han pasado por esta "casa" 23.579 personas.
Y hoy, 22 de marzo de 2018, tres años después, nos han visitado un total de 62.545 lectores.

¡¡GRACIAS A TODOS!!

domingo, 20 de mayo de 2018

¡Bien venido a bordo!, Ana Caravaca


Título: ¡Bien venido a bordo!
Autora: Ana Caravaca
Género: Ensayo
Editorial: άltera Ediciones
Año: 2018
Nº de páginas: 120
ISBN digital: 978-84-16645-95-4
Depósito legal: M-2638-2018


Enviado por la editorial por expreso deseo de la autora para su comentario.
Recibido el 10-IV-2018.
Empezado a leer el: 17- IV-2018.
Acabado de leer el: 03-V-2018.


Reseña de la obra.- Este ensayo así califica la autora el género de su obra, yo lo tildaría de memoria, reflexión o, casi, diario; un diario en el que no se desglosan los días─ nos lo narra en primera persona. Una primera persona que, en ocasiones, da paso a un narrador-cámara. Alguien que nos explica todo lo que ve y cómo lo ve sin entrar en los sentimientos ajenos (sí en los suyos, de los que nos habla de vez en cuando, sobre todo en los momentos en los que algo le toca la fibra sensible). Trata de ser una cámara que pone, ante los ojos del lector, lo que ve, lo que sucede en su entorno y le resulta extraño o, simplemente, algo que considera digno de ser contado, es decir, se trata de una cámara muy humana.

Al comienzo de la obra incluye una «carta al lector» en la que se dirige a estos/nosotros, los lectores, de forma directa, como si nos hablara cara a cara y nos «agradece» el que hayamos comprado su libro y, de una forma rápida, nos hace un breve resumen de lo que vamos a encontrarnos un par de páginas más allá. Ana, la autora, reflexiona sobre su vida, los cambios, lo que quiere y no quiere hacer…, de «paso» ─y sin entrar en muchos detalles─, nos cuenta que está casada, tiene 43 años, un hijo y tres «postizos». También nos explica que a esos cambios llegó de la mano de un libro de Foster Wallace, el titulado Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer y que, ella, quiso «hacer» desde el otro «lado del espejo»; me explico, el autor norteamericano fue invitado a formar parte de los pasajeros de un enorme barco de placer, no precisamente para que disfrutara el autor de ese viaje, sino para que los siete días que duró la travesía Wallace narrase lo bueno, lo agradable, lo divertido que sucede en todas y cada una de las cubiertas del buque (y que no debió de ser tan bueno, agradable ni divertido para el americano a tenor del título de su libro). Cuando éste ─el libro─ cayó en las manos de Ana Caravaca ella quiso ver esa vida en un gran transatlántico, como he escrito antes, desde el otro «lado del espejo». No sólo le movió la curiosidad (el querer vivir la misma experiencia de Wallace pero no como pasajera, sino como tripulante, esa «fauna» que vive hacinada en las tripas del navío, que es prácticamente invisible ante los ojos de los viajeros, pero una fauna necesaria para el buen funcionamiento de todo lo que sucede en esa enorme ciudad flotante, una fauna compuesta por personas que viven sin apenas ver la luz del día…), también ella se vio empujada a ese cambio radical de vida al sentirse ninguneada en nuestro país como médico, mal pagada y, como digo, con ese deseo de cambiar y saber si era cierto que, como tripulante de esos cruceros de lujo que surcan los mares, era posible hacerse rico.
Se percató de que la riqueza tiene distintas varas de medir. Como todo en esta vida, no es lo mismo cobrar 1.000 dólares para un trabajador asiático quien, a su regreso a casa, con ese dinero ahorrado, puede que su familia tenga para subsistir el resto del año, que para un español, europeo o americano del norte donde el nivel de vida es más elevado y, esos mil dólares, apenas llegan para cubrir los gastos de una familia normal.

En cuanto al estilo es sencillo, de fácil lectura, coloquial incluso, en el que, además, acompaña anglicismos (algunos de ellos para dar a conocer el rango de los jefes de los tripulantes, trabajadores que, en algunos casos, ni tan siquiera cobraban un sueldo sino que vivían de las propinas). Otros de estos anglicismos son los que ya se han asentado en nuestro idioma y forman parte de él a diario.

La obra no está exenta de una acerba crítica social (hacia la sociedad en general y de la que no se libra ni la clase política). Pone de relieve problemas como:
* Hacinamiento en los camarotes: en menos de 5 m. duermen dos tripulantes, sin apenas lugar para el equipaje que, en ocasiones, debe quedar fuera del camarote (en el pasillo); o la falta de intimidad en los aseos que comparten cada 2 camarotes.
* Exceso de comida para mantener a la tripulación satisfecha en todos o casi todos los órdenes.
* El embrutecimiento de los sentidos o, como lo define la autora, «destrucción (cerebral) masiva» llevada a cabo por el circuito cerrado de televisión (en este caso dirigido a los viajeros donde se les incita a las compras compulsivas dentro de las tiendas del trasatlántico, visitas a determinados comercios situados en las ciudades en las que hacen escala, excursiones programadas, etc. etc.).
* Mala praxis del jefe médico (del que hablaré en el apartado que dedico a los «Personajes») pero que resalto aquí las quejas de la autora. Dice de él: que se trata de un hombre de origen peruano, que se cree más yanqui que los yanquis; una persona déspota; machista; alguien que, para recetar un medicamento, consulta la Wikipedia. No tiene en consideración a los enfermos, sobre todo si se trata de los tripulantes a los que manda a trabajar aunque acaben de suturarle las heridas. Alguien que no respeta a la narradora-autora aunque sea tan médico o más que él, tan sólo por el hecho de ser mujer. No tiene en cuenta sus opiniones, además, se ve apoyado por las enfermeras a las que la autora llama gallinas cluecas que aplauden todo lo que dice y hace, no por estar conforme con él, sino por miedo y puro machismo por parte de ellas.

En el fondo, el tiempo que pasó la autora en ese monstruo que nos cuenta es un crucero de lujo, le llevó a vivir, ver y convivir con un universo cosmopolita y, a la vez, frío y deshumanizado (al menos es la sensación que me transmitió la lectura del libro: un hervidero de personas como lo describe la autora: «pueblo a la deriva»─, de seres humanos, de los que se salvan unos pocos que puedan ser considerados así: como seres humanos). Y, al hablar de ellos y, antes de terminar esta reseña, diré que en esa mole flotante viven o, mejor decir: malviven, centenares de personas, personajes a los que la autora presenta a, algunos, de pasada; con otros se demora más tiempo, los describe, nos hace un retrato fiel y, a otros, incluso, les dedica un capítulo. Más adelante comparto la lista de personajes que son muchos y variados, muchos más de los que podríamos encontrar en una ciudad como Sigüenza (Guadalajara-España).

Para terminar diré que es una obra que me ha sorprendido; que, en más de una ocasión (sobre todo cuando habla de los tripulantes de menor categoría y las malsanas condiciones de vida, salud e higiene que los rodea, me llevó a pensar en los remeros-esclavos de las naves romanas o medievales: insalubres, anclados a su banco y su remo, sin ver la luz del sol, explotados hasta morir…). En determinadas ocasiones, las tripas del barco, la zona hundida de ese gran iceberg, lo que no se ve, me llegó a resultar altamente claustrofóbica; aun así la obra me ha gustado, sin embargo…, creo que me ha quitado las ganas de hacer un crucero (es broma).


Madrid, 20 de mayo de 2018 - Juana Castillo Escobar




Personajes
(Los primeros por orden de aparición, el resto por la importancia que les da la autora).

- Hermana de la narradora, persona que le recomendó el libro de Foster Wallace
- «El Bastión de los Mares», nombre ficticio del buque de recreo en el que transcurren los hechos (casi un personaje más).
- Micky – Reclutador de la compañía naviera.
- Kristy – Secretaria de Dirección de la compañía.
- Director Médico -
- Javi – Marido de la narradora.
- Juan – Hijo de la narradora.
- Sara – Joven trabajadora  en una agencia que tramita la búsqueda de familias para que acojan en sus casas estudiantes extranjeros que vayan a estudiar a los USA.
- Directora del colegio (en España) del hijo de la autora.
- Un hombrecillo de la empresa.
- Tripulantes: más de 300.
- Linda – Secretaria del barco.
- Húngaro responsable de una galería de arte en el barco.
- La Sra. Collie – Pasajera de 75 años, con artritis «galopante», mucho dinero, empalma cruceros semana tras semana y aguanta gracias a la oxicodona (derivado químico de la morfina) de la que es adicta.
- Ramón – El pastelero.
- Nicola – Jefe de refrigeración – Croata que se lleva muy bien con John y Carol.
- TomCompliance Officer: registra los accidentes.

- Rose – Señora de la limpieza encargada de mantener limpia la medical facility – Jamaicana, sesentona, madre-abuela, siempre con el uniforme de house keeper (asistenta). No cobra un sueldo fijo sino que vive de las propinas y sin apenas ver la luz del sol.

- Kalu – Otro español [pág. 107]. De padres andaluces, más parece un indio como sus abuelos. Trabaja en el Guest Service (Atención al Cliente) lo que le lleva a estar al tanto de todo lo que sucede en el barco. Buen amigo de la narradora. Le detectan hipoacusia (sordera), regresa a casa para operarse y no se sabe si regresó a la compañía naviera.

- Leire – Compañera o amiga de la narradora/autora en el barco – Española, de unos 50 años, trabaja en el spa. También aparece en un capítulo dedicado a su persona [Pág. 99]. De ella se dice que es el prototipo de mujer vasca: cariñosa, echada hacia adelante, de mente abierta... Vivió un año en Canadá, como Fran, aprendiendo inglés, peluquera de profesión, trabaja una media de 10 horas diarias con una mañana o una tarde libre (depende cómo le venga bien a su jefa, una jamaicana que empezó fregando váteres, ascendió en la compañía y llegó a ser manager del spa, lo que hizo que el cargo se le subiera a la cabeza). Cobra unos 600 dólares al mes.

- Fran – Periodista español de poco más de 30 años, goza de un camarote individual de 5m. Más conocido por «El fantasma de la jogging track» y a quien dedica un capítulo [Pág. 91]. Lo conoció a los dos meses de embarcar. Reportero de Madrid que, además, hace de: cámara, editor, montador, realizador, técnico, electricista…, de todo. Sale malparado del barco donde trabaja casi a nivel de esclavo, regresa a casa sin recibir la paga, con problemas para encontrar trabajo y teniendo que «emigrar» a Barcelona.

- Cruise Director – Modelo, guapo, elegante, con don de gentes, sale por la televisión (circuito cerrado al que graba Fran) del barco y ameniza la hora de la siesta con un programa de parejas casadas de las que forman parte los cruceristas. Tenía un loro, una Harley Davidson y, eso, su propio canal de T.V. en el que también da: la previsión del tiempo, cuenta algún detalle histórico sobre la próxima excursión o puerto o, simplemente, gasta bromas.
Otros que salen por T.V.:
* dos inglesas, una vendedora de excursiones y, la otra, vendedora sin más
* una morena que tan sólo insta a comprar durante la próxima parada en puerto
* un filipino apodado Kung Fu Panda por su parecido con este animalito, seco como la mojama y muy eficiente.

Staf médicoMedical Facility o la clínica - En el barco van 3 médicos, 5 enfermeras y 1 secretaria médica [pág. 75].
Los médicos y las enfermeras, en su uniforme, lucen galones como los militares y, según sea su color, ese será su rango:
* Green (verde) – Doctor Junior – el de menor tiempo a bordo (la narradora/autora: Ana Caravaca).
* Blue (azul) – Doctor intermedioGiovanni (de menos de 40 años).
* Senior DoctorJefe médico responsable de los otros dos médicos - - John (doctor Senior, sexagenario ya jubilado y que permanece en el barco por acompañar a Carol, su esposa, aún enfermera supervisora. Son sustituidos por el médico Mr. Adolf y Magdalena).
2 galones – Enfermera supervisora.
1 galón – 4 enfermeras restantes
- Mr. Adolf – Sustituto de John. Según la autora: «peruano disfrazado de gringo: beisbolera, shorts, zapatillas Nike y con el rictus empalado de «soy más yanqui que los yanquis porque vivo en Florida (con pasaporte turista) y mi hija estudia en Boston» ».
- Magdalena, nueva supervisora – Nicaragüense, mitad hombre, mitad mujer. Menuda. Pelo a lo chico [pág. 78]
- Esperanza, enfermera filipina.

Cuantía por gastos médicos:

Más de 100 dólares por visitar al médico

              10 dólares cada pastilla de antitérmico
              12 dólares jarabe para la tos
              10 dólares cada pastilla de 250 mg. de azitromicina
Un catarro cuesta en un barco más de 200 dólares

180 dólares 1 caja de Amoxicilina
  50 dólares prueba de Gripe A
  30 dólares análisis de orina

Alusión a personajes reales o famosos:

- David Foster Wallace - Escritor estadounidense, muy conocido por su novela La broma infinita, considerada por la revista Time como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa del período comprendido entre 1923 y 2006. Nació el 21-II-1962, en Ithaca, Nueva York / Falleció el 12-IX- 2008 en Claremont, California.
- Brito (¿Vicente?) – Pintor y arquitecto cubano afincado en Granada ¿?.
- Dora la exploradora – Protagonista de una serie educativa de dibujos animados estadounidense para niños en edad preescolar.
- Ben Johnson – Ex atleta canadiense.
- Usain Bolt – Ex velocista jamaicano.
- Bob Marley - Músico, guitarrista y compositor jamaicano.

Espectáculos del barco

- Mamma Mía – Grease – En directo.
- Películas desde Casablanca a las más actuales.

Algunas curiosidades que llamaron mi atención:

- En el barco existen dos o tres suites por las que llegan a pagar más o menos unos 20.000 dólares por semana, incluido un mayordomo que habla varios idiomas. Frente a ellas están las de los tripulantes que las llaman zulo room.

- DrillSe lleva a cabo un simulacro: En caso de emergencia médica, naufragio, colisión, incendio, terrorismo, hombre al agua…
* Si hay naufragio o colisión los pasajeros son evacuados en botes salvavidas rígidos, cerrados con techo de vidrio y con una capacidad para 370 personas. Llevan un kit de supervivencia para cada uno de los naufragados.
* Los tripulantes desembarcan, en caso de emergencia, en los Life Raf o colchonetas hinchables con capota de tela. Llevan un kit de supervivencia para todos formado por: 3 litros de agua, galletitas energéticas e instrumentos para llamar la atención de los barcos próximos.

- Alfa, Alfa, AlfaEmergencia médica – Código Alfa – Al menos una vez por semana salta un Código A por: fallecimiento de pasajeros; hemorragia digestiva por culpa del mucho beber; borracheras; cortaduras; crisis epilépticas… Durante el tiempo que trabajó en el barco hubo 4 fallecidos: 1 muerto cada 4 semanas.

Frase con la que termina la obra:

«No hay nada mejor que carecer de algo para valorarlo de verdad». 





Biografía de la autora.- Ana Caravaca Caballero nació en Madrid y es médico de profesión.-Aunque su labor asistencial la realiza en las emergencias en Madrid, el resto de su tiempo lo dedica a viajar por el mundo y escribir. Divulgadora de vocación, ha publicado numerosos libros de medicina (manuales para técnicos en emergencia, primeros auxilios, pediatría y urgencias); ha participado en varios programas de televisión y ha hecho otras incursiones en el mundo de la radio. Además ha sido editora, Directora Médica de la editorial Arán y autora de las novelas «Dubrovka» y «Urgencia 0» así como el poemario «Tribulaciones de una camaleónica».


viernes, 9 de marzo de 2018

Mujeres de ojos grandes, Ángeles Mastretta




Título: Mujeres de ojos grandes
Autora: Ángeles Mastretta
Género: Relato
Editorial: Planeta Mexicana
Año: Junio 2010 (13 reimpresión)
Nº de páginas: 237
ISBN: 978-970-749-007-9

Empezado a leer en noviembre de 2016
Acabado de leer en diciembre de 2016


Mi opinión.- En «Mujeres de ojos grandes», Ángeles Mastretta narra una serie de relatos protagonizados, como se indica en el título, por mujeres. Son un total de treinta y siete historias, ninguna de ellas tiene un título en especial, el único hilo conductor es, como digo, el hecho de que son historias protagonizadas por mujeres y su entorno más inmediato.
Llama la atención del lector que todas ellas son tratadas con el título de «tía»: «la tía Pilar, la tía Celia, la tía Leonor…». Pudiéramos decir que «alguien», un narrador en tercera persona, un narrador cámara, es quien cuenta lo que ve que es bastante poco─ de lo que acontece en el entorno, así como en el interior de estas mujeres pero, lo que sucede en su interior lo manifiesta en las formas de actuar de ellas ante los conflictos y vaivenes de la vida.
Los relatos comienzan con frases como: «La tía Leonor era…», «La tía X tenía las piernas…», «El marido de la tía», «Cuando la tía X cumplió 107 años…».
Son mujeres, prácticamente todas ellas, «educadas» para ser: madres, esposas, amas de casa…, pero todas, se dan cuenta tarde o temprano de que no quieren sólo eso para sus vidas, sino que existen, que son seres humanos libres y tienen otros deseos.
La autora nos presenta una serie de mujeres fuertes, valientes, capaces de decir «no» aunque sea a una vida regalada que, en muchos casos, no desean.
Son historias escritas con una prosa ágil, que se leen con agrado; algunos relatos son breves, de apenas una página y media, pero condensados y llenos de vida; otros, algo más extensos pero, todos ellos, son un claro manifiesto de la valía de la autora. 
No suele pararse mucho en describir espacios, tampoco concreta el tiempo en el que transcurre la acción (salvo en una de las historias que habla, como de pasada, que la historia se enmarca en torno a la «época de la revolución», el resto de historias son intemporales y, al no describir tampoco el espacio, consigue que las protagonistas de estos relatos sean mujeres universales; que pueden encontrarse en cualquier parte del planeta y en una u otra época histórica).
La lengua, el español de México, no presenta demasiadas diferencias con el español de España.

Número de mujeres protagonistas, por tanto, número de relatos:

La tía Leonor
La tía Elena
La tía Charo
La tía Cristina Martínez
La tía Valeria
La tía Fernanda
La tía Carmen
La tía Isabel Cobián
La tía Chila
La tía Rosa
La tía Paulina Traslosheros
La tía Eloísa
La tía Mercedes
La tía Verónica
La tía Eugenia y Georgina Dávila
La tía Natalia Esparza
La tía Clemencia Ortega
La tía Fátima Lapuente
La tía Magdalena
La tía Mari
La tía Rebeca Paz y Puente
La tía Laura Guzmán
Las tías Pilar y Marta
La tía Celia
La tía Mónica
La tía Teresa Gaudín
La tía Mariana
La tía Inés Aguirre
La tía Ofelia
Las tías gemelas Gómez: Marcela y Jacinta
La tía Elvira
La tía Daniela
La tía Amalia Ruíz
La tía Amanda Rodoreda
José Rivadeneira, esposo de la tía…
La tía Concepción Esparza


Frases que me han gustado:

«Fátima Lapuente fue novia de José Limón durante diez años. Desde antes de que él se lo pidiera ella había comprometido su cuerpo lleno de luciérnagas con el hombre que se las había puesto en revuelo». Pág. 105

«Entonces los mantuvo altos [los ojos] y contestó con la voz de lumbre que le había dado la naturaleza [la tía Celia]…». Pág. 145

«…Se hubiera casado con la tía completa en menos de un mes, para que en menos de seis la rutina lo hubiera convertido en un burócrata doméstico que, de tanto guardar una mujer en su cama, termina viéndola como si fuera una almohada». Pág. 149



Biografía de la autora.- María de los Ángeles Mastretta de Aguilar (Puebla, 9 de octubre de 1949) es una escritora y periodista mexicana, conocida por crear personajes femeninos sugerentes y ficciones que reflejan las realidades sociales y políticas de México.

Su padre, Carlos Mastretta, era un periodista que se ganaba la vida vendiendo coches, murió cuando Mastretta tenía veinte años, y tuvo que trabajar también ella como periodista mientras estudiaba en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, a la que ingresó en 1971, cuando llegó desde Puebla al Distrito Federal. Como colaboradora ocasional publicaba en medios de la talla de Excélsior, La Jornada, Proceso y Ovaciones. En este último poseía una columna llamada Del absurdo cotidiano, en la cual «escribía de todo: de política, de mujeres, de niños, de lo que veía, de lo que sentía, de literatura, de cultura, de guerra y todos los días»
 
El Centro Mexicano de Escritores la becó en 1974, gracias a lo cual le fue posible trabajar junto con otros reconocidos autores entre los que destacan Juan Rulfo, Salvador Elizondo y Francisco Monterde. Mastretta fue nombrada directora de Difusión Cultural de la ENEP-Acatlán en 1975, cargo que ocupó hasta 1977. Al siguiente, pasó a encabezar el Museo del Chopo. En 1982, dejó ese puesto e hizo su primera aparición en el consejo editorial de la revista feminista FEM en el número 24; en 1983 lo hizo en el 25 y después, de modo más constante, del 29 al 40 en 1985. Aunque sigue apareciendo en el Consejo Editorial de la revista FEM, su participación ya no es activa.

Mastretta participó, junto a Germán Dehesa, en el programa de televisión La almohada, dedicado a charlas y entrevistas (1998). Tiene un blog titulado Puerto libre y escribe regularmente en la revista Nexos, de cuyo Consejo Editorial es miembro (su esposo, el escritor Héctor Aguilar Camín, dirigió esa publicación de 1983 a 1995). Colabora esporádicamente en periódicos extranjeros como Die Welt y El País.

Cuando su hija menor, Catalina, enfermó inesperadamente, Mastretta se sentó cerca de la pequeña en el hospital y comenzó a contarle historias de interesantes y diferentes mujeres en su familia que fueron importantes en momentos críticos de su vida. Estas historias de mujeres que, decía, «decidieron sus propios destinos», fueron la inspiración para Mujeres de ojos grandes. La publicación —cuentos basados en la biografía de cada una de las mujeres— tenía como intención preservar las historias familiares para la posteridad.

Está casada con el también escritor y analista político Héctor Aguilar Camín y es hermana de Daniel y Carlos Mastretta, creadores del automóvil Mastretta MXT. Su hija Catalina publicó en 2016 una novela titulada Todos los días son nuestros.

Mastretta, que ha sido distinguida con importantes premios, siempre se ha caracterizado por ser una defensora del feminismo, lo que se refleja en la mayoría de sus obras. Además, ha fundado y organizado grupos tales como la Unión de Mujeres Antimachistas en el D.F.

La escritora de niña quería ser cantante, una pasión que nunca abandonó -confiesa que cantaba en todas partes- y que alguna vez ha practicado en público, por ejemplo, al interpretar Arráncame la vida en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

La escritora.- Su trayectoria literaria la comenzó como poetisa, cuando ganó un concurso con La pájara pinta, que se convirtió en libro 1978. Pero lo que deseaba Mastretta —que consideraba ese poemario una casualidad y que nunca lo ha tomado en serio— era dedicarse a una novela que había estado planeando por años. Y se le presentó la oportunidad cuando un editor ofreció patrocinarle seis meses para que la escribiera. Así nació Arráncame la vida que, publicada en 1985, tuvo un éxito inmediato y ganó el Premio Mazatlán de Literatura al año siguiente. A través del personaje principal, Catalina Ascencio, Mastretta logra en este superventas desmitificar una imagen “ideal” patrocinada durante siglos por la cultura dominante. La protagonista [...] se aboca, fundamentalmente, a hacerse dueña de su propio destino […] siente la necesidad de ser creativa en su mundo respectivo y, de esta manera, lograr su realización como ser humano y como mujer. Esta obra, para la que Mastretta eligió el título de una canción de Agustín Lara, le valió fama y prestigio internacional y, más de 20 años después, en 2008, Arráncame la vida fue llevada al cine por Roberto Sneider, quien escribió también el guion de la película.

A esta primera novela le siguieron, en 1990, las 37 viñetas de Mujeres de ojos grandes y en 1993, el libro de relatos cortos Puerto libre. Tres años más tarde volvió a triunfar con Mal de amores, que obtuvo el Premio Rómulo Gallegos 1997, convirtiéndose en la primera mujer que recibía ese galardón. Desde entonces ha seguido publicando novelas y ha incursionado en otros géneros, como el cuento y los relatos autobiográficos; algunas de sus obras han sido traducidas a varios idiomas.

Premios y reconocimientos
Premio Mazatlán de Literatura 1986 por Arráncame la vida
Premio Rómulo Gallegos 1997 por Mal de amores
Águila Social (Porto Alegre, 2005)

Obras
Novelas
Arráncame la vida, México, 1985
Mujeres de ojos grandes, México, 1990
Mal de amores, México, 1996
Ninguna eternidad como la mía, México, 1999
El cielo de los leones, México, 2003

Cuentos
Mujeres de ojos grandes, 37 viñetas; Seix Barral, México, 1990
Puerto libre, 29 textos breves; Cal y Arena, México, 1993
El mundo iluminado, 35 textos breves; Seix Barral, México, 1998
Maridos, Seix Barral, México, 2007

Memorias
La emoción de las cosas, Seix Barral, México, 2013
El viento de las horas, Seix Barral, México, 2015

Poesía
La pájara pinta, México, 1978
Desvaríos, México, 1996

Adaptaciones de sus obras
Arráncame la vida, película dirigida por Roberto Sneider y estrenada en el año 2008

Datos obtenidos en la Wikipedia. Enlace:

domingo, 14 de enero de 2018

Bexonte, la aldea sin cobertura donde el pasado regresa, Alicia Lakatos Alonso


Autora: Alicia Lakatos Alonso
Título: Bexonte, la aldea sin cobertura donde el pasado regresa
Género: Novela
Editorial: Fuxion Editorial
Año: Octubre 2017
Nº de páginas: 456
ISBN: 978-84-17226-08-04


Empezado a leer el: 11-XII-2017
Acabado de leer el: 26-XII-2017


Nota.- Libro recibido directamente de la editorial, por deseo expreso de la autora para que le haga una crítica a la obra, el lunes 4-XII-2017.


Reseña de la novela.- “Bexonte”, de Alicia Lakatos Alonso, es una novela de género… ¿A qué sub género adscribirla? ¿Romántica? ¿Misterio? ¿Costumbrista? ¿Negra? Me temo que, con decir que se trata de una NOVELA, deberá de ser suficiente ya que –en esta obra que nos ocupa- encontramos todos estos “sub géneros” y más.
La autora nos introduce en “Bexonte” a través del pensamiento, de lo que ve y lo que siente Paula, la protagonista, una joven y brillante abogada nacida y criada en Barcelona pero unida a esta aldea perdida en la Galicia profunda, dormida en el tiempo, en la que la civilización digamos que llegó hace 40 o 50 años pero que no se ha vuelto a poner al día. Paula se ve unida a la aldea a través del cordón umbilical que la unió a su madre, nacida en ella y su propio “cordón, ya que Bexonte fue el lugar en el que pasó, de niña, los veranos, donde se encuentran los mejores recuerdos de su infancia empañados, al crecer, por las confidencias de su madre; unas confidencias que llevan consigo una serie de historias de dolor, historias que le hacen odiar a Bexonte, lugar del su madre tuvo que salir huyendo, una partida dolorosa del pueblo, dolor que Paula nos narra en primera persona en las primeras páginas, páginas que nos introducen de lleno en la historia.
El narrador varía, de esa primera persona, a otro omnisciente en tercera porque es preciso que sea así; es necesaria una voz que conozca todo lo sucedido en el pasado y nos lo ponga ante los ojos en toda su crudeza, este nuevo narrador nos contará todo: lo pasado, lo presente y los pensamientos y deseos más secretos y profundos de todos y cada uno de los personajes, todos ellos ricos en matices.
Y, ya que menciono a los personajes, son –como digo- “ricos en matices”, variados, van de la maldad más perversa y destructiva (Balbina) a la bondad infinita (Rosa y su padre Gregorio, o la misma Neves), esa bondad que solo el amor, el respeto y la amistad verdadera saben dar y desprender.
La autora presenta un considerable conjunto de personajes: principales, secundarios y extras que, como en las películas, consiguen llenar el posible vacío del entorno. Por ejemplo, en el área de servicio de la gasolinera en la que Paula se detiene en su recorrido de 1100 km. –distancia entre Barcelona y Bexonte- existe una rica descripción de ellos: familias repostando, no solo gasolina, sino también aparecen tomando un refrigerio, niños juguetones a los que Paula se puede decir que detesta por chillar y molestar con sus carreras y sus gritos al resto de los comensales y a los camareros. Es una Paula con los nervios a flor de piel en muchos aspectos: porque se ha visto obligada por sus hermanos a regresar al pueblo y como le ordena la abuela Balbina, porque llega de una gran ciudad como Barcelona, capaz de tener a alguien en vilo las 24 horas del día los 365 días del año. En este momento es cuando conocemos a una Paula que pudiera ser considerada como fría, una señorita de ciudad, gran abogada a la que todo le molesta… Pero, al final de la obra, veremos cuánto y cómo ha cambiado el personaje en apenas un par de semanas después de verse obligada a permanecer aislada en el pueblo por culpa de la meteorología.
En esta obra, al igual que en “Cumbre borrascosas” de Emily Brontë, hasta la naturaleza, el paisaje, forman parte de ese grupo de personas. En “Cumbre borrascosas” aquellos riscos duros, siempre nublados de la autora inglesa que imprimen ese carácter adusto a su personaje principal, Heathcliff (cuya dureza, incluso, va escrita en su nombre: Heath: Brezo, páramo / Cliff: Acantilado, precipicio, despeñadero…). En “Bexonte” existe ese paralelismo: la climatología adversa, la lluvia constante, la niebla, los continuos derrumbes de la montaña que dejan a la aldea incomunicada durante días e, incluso, semanas, hace de sus habitantes (algunos de ellos) seres encerrados en sí mismos; malvados; otros, pacientes; otros, con deseos de volar, de salir de ese pozo que les ahoga y, otro, paciente y “feliz” en su mundo “especial”.
El final de la novela la autora nos lo deja abierto. Paula regresa a Barcelona, hace un alto en su camino en la misma gasolinera en la que paró a la ida: las cosas ya no las ve del mismo modo; ahora, sus preguntas y sus deseos son otros… Preguntas y deseos que serán respondidos, ideados, a gusto de cada lector porque, cualquiera de nosotros, al llegar a ese final, nos inventaremos (o podemos inventar) algo que nos agrade. Alicia Lakatos nos permite interactuar con ella y con su obra para darle el final que mejor nos parezca, incluso, prolongar la historia tanto como nuestra imaginación nos lo permita.
En cuanto al estilo de la autora diré que es sencillo, de fácil lectura, le gusta añadir frases hechas o refranes; en ocasiones el lenguaje es coloquial, por ejemplo cuando Paula para en la gasolinera en su ida hacia Bexonte dice: “…darse de morros contra el suelo”, a la vez hace crítica social porque añade –refiriéndose a los camareros que van y vienen cargados con bandejas y que están a punto de caer a causa de los juegos de los niños entre las mesas-: “…no podrán pagarse unos dientes nuevos”.
Para finalizar añadiré que algunos de los personajes que viven en Bexonte, no todos, “hablan” en gallego; no obstante, los diálogos son perfectamente entendibles y no es preciso traducirlos,
La obra me gustó mucho, es de esas novelas que te atrapan desde el primer instante de su lectura y que no puedes dejar hasta que no llegas al final.

---o0o--- 

 Cita a:

- Perry Mason
- La Dolorosa (zarzuela)
- Gigantes y cabezudos (zarzuela)
- Mercadona
- Película: “Mira quien habla”


Frases que me han gustado:

“Intentar borrar los recuerdos que nos hacen daño no consigue más que aumentar su presencia”. Pág. 32

“Porque el futuro, cuanto más corto, más asusta”. Pág. 208


Personajes famosos / reales:

- Alberto Cortez (cantante)
- El maestro Serrano (músico/compositor de zarzuelas)
- Nadal / Federer (tenistas)
- Víctor Manuel (cantante)


Personajes:

- Paula Castelló, abogada barcelonesa – Protagonista
- Santi y Dorita – Hermanos de Paula – Tienen hijos – Secundarios
- Balbina Rueiro Fuentes – Abuela de Paula (90 años) – Co protagonista – Madre de tres hijos:

            * Blanca - La “puta” – Madre de Paula y hermanos
            * Neves – La “retrasada” – De unos 60 años – Tía “especial” de Paula y hermanos
* Xenxo – El “maricón” – Hijo mayor de Balbina – Tío de Paula y hermanos

- Euloxio – Marido de Balbina- Abuelo de Paula – Cariñoso y contador de historias
- Gregorio Portela Osorio – Amigo de Xenxo y enamorado de Blanca – Padre de ROSA, amiga de Paula.
- Antoñina – Criada del padre Rafael / Vicente – Esposo de Antoñina
- Padre Rafael – Sacerdote joven
- Padre Luis Alberto – Ayudante del padre Rafael, natural de Honduras
- Carmelo – Bisabuelo de Paula, padre de Balbina a quien ella teme – Hombre rudo con los mayores y tierno con los pequeños
- Doctor Peralta y Señora
- Justo
- Aurelio – Conductor de furgoneta
- Luis Infante – “Alguien” que 44 años atrás marchó a Puerto Rico y se enriqueció con la compra de una mina de cobre. Con este nombre era, en Bexonte, un sacerdote; cuando llega a Puerto Rico cambia por el nombre de Raúl Texeido
- Tobías – Conductor de furgoneta
- Fidel
- Joaquina – Vecina de Balbina
- Pepín – Primo de Rosa
- Catalina – Mujer del farmacéutico y vecina del pueblo de al lado: Veigain
- Amancio
- Aurelia – La de los quesos, hija de Ramón el cabrero
- Mauro y su camioneta
- “La señora marquesa” – Trabajadora en un ministerio en Madrid - Cuando regresó a Bexonte dio clases a Carmelo, bisabuelo de Paula
- María – Maestra de Bexonte en la actualidad
- Cosme – Policía de Bexonte
- Marcos – Dueño de una tienda de ultramarinos/panadería. Soltero y enamorado de Rosa, la amiga de Paula
- Armando
- Marcelino – Representante del sacerdote en Bexonte
- Leonardo Vázquez Garrido – Abogado de Luis Infante Vargas (conocido como Raúl Texeido)
- Alexo – Vecino de Bexonte


Seres queridos de Paula ya fallecidos, familia paterna (de algunos de ellos se

desconoce el nombre, solo se alude y recuerda a través de calificativos):

- Discreto y prudente padre
- Querida yaya
- Adorado avi
- Querido primo Óscar
- Querido Jordi
- Adorada prima Merche
- Querida Pili
- Querida Carmina
- La tata
- Tía Gloria
- Tía Remedios
- Tío Esteban
- El tío Paco


Personajes “dejados” en Barcelona:

- Mónica – Compañera de Paula en el bufete
- Jauma – Amigo de Paula


---o0o---


Biografía de la autora:

Alicia Lakatos Alonso nace en Logroño, hija de madre catalana y padre húngaro, se trasladó a los 15 años a Barcelona.
Gran amante de la música, de la naturaleza en toda su extensión y sobretodo una tenaz defensora de los derechos de los animales.
Otras obras: “Maià y Capi” y “El cascabel”






--------------------oo0oo--------------------

Nota.- Realicé una entrevista a la autora, entrevista que podéis leer en el siguiente enlace:

2018-02-09 – Entrevista a Alicia Lakatos Alonso por Juana Castillo Escobar.