¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!
Hoy, 22 de marzo de 2015, "Mis lecturas" y yo, cumplimos nuestro segundo año compartiendo eso: lecturas; mejor decir, comentarios de lecturas.
En veinticuatro meses han pasado por esta "casa" 23.579 personas.
Y hoy, 22 de marzo de 2018, tres años después, nos han visitado un total de 62.545 lectores.

¡¡GRACIAS A TODOS!!

jueves, 29 de mayo de 2014

Accidente, Naguib Mahfuz

Título: Accidente
Autor: Naguib Mahfuz 
Género: Relato

Se trata de un relato corto, narrado con un lenguaje actual y claro, de apenas seis páginas en las que se condensan todo el dramatismo de un suceso que a nadie deja impasible.
El autor elige para contarnos la historia a un narrador en tercera persona, en este caso, un narrador deficiente. No cuenta todo lo que sabe, o todo lo que ve. Es como una cámara de cine que filma los sucesos externos pero sin profundizar en más. Con ello, lo que consigue Mahfuz al elegir un narrador-cámara, es que ese accidente produzca desasosiego, abra una gran serie de interrogantes cuando se llega al final de la lectura, logra que el lector se implique y se convierta, casi sin darse cuenta, en una especie de investigador privado porque el relato es, por desgracia, un tema de rabiosa actualidad, además de tremendamente realista, incluso puede decirse que cabe enmarcarlo dentro del género de intriga.
No obstante, tal vez por el hecho de ser un narrador-cámara, en la página dos se da paso a la voz del autor que nos deja su opinión sobre los accidentes: “Desde luego hay accidentes a cada momento”.

En cuanto al protagonista sabemos que se trata de un hombre de unos sesenta años, bien descrito al principio de la historia (con los datos imprescindibles para hacerle un retrato robot), pero al que, según se desarrolla el texto, perdemos “la pista” y, a medida que sabemos más cosas de él, paradójicamente, es cuando más lo desconocemos. Mahfuz alude a él como:
1º - Alguien indeterminado que habla por teléfono.
2º - Luego nos dice que tendrá unos 60 años.
3º - Más tarde añade que el hombre es: alto, enjuto, frente y ojos abombados, barbilla roma, calva pulimentada con algunos hilos blancos como los de la barba.
4º - Después de esta enumeración pasa a ser: “La víctima”, El hombre”, “El cuerpo”, “El caído”, “El desconocido”, “El accidentado”, “El muerto”, “El individuo”, “El hermano de alguien”, momento en el que se conoce su nombre gracias a una carta dirigida a no se sabe quién: “Tu hermano Abdallah, “El pálido rostro”, “El cadáver”.
5º - De manera indirecta, Abdallah, el muerto-accidentado, en su carta aporta datos referidos a él: era un funcionario del gobierno y estaba enfermo.

El narrador hace primero un retrato robot de la víctima, como si el lector fuera un detective privado y pudiese aportar o buscar más datos sobre él. Poco a poco añade algún detalle nuevo: cómo es la pierna del muerto, la importancia del zapato perdido en la embestida…
Por último, gracias al examen del inspector de policía conocemos otros detalles “más íntimos” del fallecido, sobre todo, a través de la carta por la que se puede imaginar toda una historia y de lo que el hombre guardaba en sus bolsillos.

Gracias a la carta se puede pensar:
- que quizá era viudo,
- tenía tres hijas casadas,
- un hijo ya colocado,
- él estaba enfermo y con pocos deseos de continuar en la capital,
- ansiaba regresar a la vida apacible del pueblo…

Por otro lado, lo que nos revela el contenido de sus bolsillos, dice que se trataba de un hombre:
- a quien le gustaba fumar,
- tomar rape por la nariz,
- muy religioso,
- con una economía nada boyante…

A parte del protagonista hay gran cantidad de personajes. Da la sensación de que el atropello ocurre en una calle populosa, quizá de El Cairo. La mayor parte de ellos son simplemente “extras”, como los que “rellenan” el fondo de las pantallas de cine mientras que lo trascendental ocurre en primer plano. Nos encontramos con:
- El interlocutor invisible, ¿con quién hablaba la víctima?
- El dependiente.
- Uno de los testigos.
- La gente (sensación de masa).
- El conductor del Ford (el causante del atropello).
- Un policía.
- Un hombre.
- Los viajeros del tranvía.
- La Brigada de Tráfico.
- El Inspector de la Brigada de Tráfico.
- Un limpiabotas.
- El conductor del camión.
- Un niño.
- Los ocupantes de la ambulancia.
- El enfermero jefe.
- El médico jefe (del hospital).
- Ayudante del médico.
- Los testigos.
- Ayudante del inspector.
- El doctor Fauzi (del muerto, se le nombra gracias a una receta).
- El médico del inspector (al que alude éste).
- El hermano del muerto al que se cita en la carta.
- Amina, Bahiya, Zaynab y Alí, los hijos del accidentado.
- Abd al-Twwád, jefe de policía del pueblo del muerto.

El texto en sí: la traducción debe de ajustarse mucho al original, ya que se han respetado bastantes figuras retóricas tales como:
Enumeraciones: “Alto, enjuto. Frente y ojos abombados. Barbilla roma”. “…-quizá el susto o un error de cálculo o el Destino- saltó hacia delante…”.
Metáforas: “Exhalaba un silencio que contrastaba con la marea de alrededor; parecía ajeno a todo el asunto”. “El suceso afectó a aquella banda de la calzada y los coches se veían obligados a rodear la muralla humana…”
Oxímoron: “Ni un solo movimiento agitaba el cuerpo […] Exhalaba un silencio que contrastaba…”.
Comparaciones: “En la pulimentada superficie de su calva no quedaba más que algunos hilos blancos, iguales a los que le nacían en la barba.” “La víctima dio un grito parecido a un aullido.”
Etopeya:Su aspecto evidenciaba despiste, producto quizá de la edad, o de la manera de ser, o ensimismamiento. Aparte de esto gozaba de una vitalidad exuberante: sus ojos brillaban con vivacidad y alegría; encendió un cigarrillo y le dio una profunda chupada, parecía estar más pendiente de lo que iba pensando que de lo que sucedía en la calle.”
Personificaciones: “…, mientras que el tranvía, preso en sus raíles, iba abriéndose paso poco a poco entre dos filas laterales de gente…”.
Enumeración y personificación: “El frenazo del Ford produjo un ruido gutural, convulsivo, desgarrado, y el coche resbaló por el suelo aunque las ruedas ya se habían inmovilizado.”

Es un texto de fácil lectura, agradable de leer, no por el tema, sino porque te atrapa desde el primer instante. Como he escrito más arriba, de rabiosa actualidad pero que, personalmente, me crea un mundo de incógnitas tales como:
- ¿Quién le aguardaba?
- ¿Quién era el objeto de su ensimismamiento que lo llevó hasta la muerte casi sin darse cuenta? ¿Se trata de una cita con una mujer? ¿Con un hombre?
- La persona que lo aguarda, ¿está cerca? ¿Tan cerca que es posible que, incluso, llegara a presenciar el accidente? Por las palabras de Abdallah así lo parece: “Acabó con un "espérame, voy en seguida''. Es como si estuviera en la tienda de la esquina, telefonea, compra tabaco, cruza la calle y se dirige al portal de enfrente… Pero un coche se lo lleva por delante.
- En la carta dice que es funcionario. ¿De qué ministerio? ¿Cuál era su cometido? ¿Acaso, aunque se tratara de un funcionario de tercera, sabía ciertas cosas que era mejor acallar?
- ¿El choque fue tan casual como quiere que parezca el conductor del Ford?
- ¿Qué significa ese zapato perdido, acaso llevaba en él algún documento de importancia?
- Fuma cigarrillos de nombre americano, Hollywood. Es atropellado por un coche de marca americana, Ford (en ningún momento se alude al conductor con su nombre ni se dan datos de él).
- ¿Pudiera ser el muerto un espía? ¿El tal accidente pudo ser un asesinato programado? ¿Alguien no quería que se llevara a cabo aquel encuentro que, tal vez, iba a aportarle algo bueno a su vida? Porque en el comienzo del relato se “ve” que el hombre sale de la tienda, después de hablar por teléfono ensimismado, sonriente; más adelante, el mensaje de su carta da mucho que pensar, parece un hombre feliz, satisfecho por algo. Dice: “Hoy se ha realizado la mayor ilusión de mi vida”. ¿Cuál?
El narrador nos deja perplejos ante tamaña paradoja, nos tira la pelota para que indaguemos en la vida de su accidentado, nos hagamos más preguntas o, esperemos junto al inspector de policía a que aparezca la familia, nos diga quién es, y nos cuente su historia cuando se percaten de que su pariente está desaparecido.

*****


Breve reseña biográfica.- Naguib Mahfuz, en árabe نجيب محفوظ Nagīb Maḥfūẓ /næˈɡiːb mɑħˈfuːzˤ/ (El Cairo, 11 de diciembre de 1911 - íd., 30 de agosto de 2006), fue un escritoregipcio. Conocido especialmente por su obra narrativa, le fue otorgado elPremio Nobel de Literatura del año 1988, siendo así el primer escritor en lengua árabe en recibir dicho galardón, y el más reconocido.


El relato completo puede leerse en el siguiente enlace:



*****