¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!

¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS A TODOS!!
Hoy, 22 de marzo de 2015, "Mis lecturas" y yo, cumplimos nuestro segundo año compartiendo eso: lecturas; mejor decir, comentarios de lecturas.
En veinticuatro meses han pasado por esta "casa" 23.579 personas.
Y hoy, 22 de marzo de 2018, tres años después, nos han visitado un total de 62.545 lectores.

¡¡GRACIAS A TODOS!!

viernes, 9 de octubre de 2015

La carta robada, Edgar Allan Poe

Título: Antología del Cuento Norte-Americano

Autor: Varios Autores

Género: Relatos breves (y no tan breves) 

Editorial: Galaxia Gutemberg / Círculo de Lectores

Seleccionada y prologada por Richard Ford.

Presentada por Carlos Fuentes.

Género de este relato: Misterio con el policíaco



Se trata de un volumen que no puede ser resumido de una sola vez, dado el número de autores y de obras -que se reseñan a continuación-, así como de la disparidad de las mismas.




El narrador de este relato es un personaje, aunque puede decirse que casi es una voz, un taquígrafo que va tomando nota de todo lo que se habla en el gabinete de Dupin. Se sabe que es un personaje porque se presenta como amigo del investigador. Escrito en primera persona, su discurso es “deficiente” a la hora de contar lo que ocurre en su entorno: él no puede ver ni saber todo lo que les pasa a los otros personajes y, menos aún, llegar a saber lo que piensan y sienten. Es decir, conoce lo mismo que el lector.
El protagonista es un tal “Dupin” que tiene al narrador como coprotagonista.
A pesar de ser un relato más o menos breve, hay muchos personajes:
- C. Auguste Dupin, protagonista.
- Narrador y coprotagonista.
- Marie Roget, se la nombra al principio como “un caso de asesinato” en la rue de la Morgue. (Ella y Dupin son los únicos que aparecen con nombre y apellidos. Más tarde aparecen también así personajes reales a los que se les nombra en la ficción del relato).
- G…, prefecto de policía.
- “Alguien que ocupa un altísimo puesto” (tan alto que puede ser el mismo rey de Francia pues la carta robada fue sustraída del boudoir real). Pág. 2
- “Tercera persona que no nombraremos”, puede ser la esposa del anterior, o el esposo de quien escribió la carta. Pág. 3
- El ladrón = “el ministro D…”. Pág. 3
- “La persona robada”, cuyo parentesco, aunque implícito, la une a esa “tercera persona”. Pág. 3
- Sirvientes del ministro. Pág. 4
- Salteadores de caminos. Pág. 4
- Doctor Abernethy. Pág 7
- Un avaro que pregunta al doctor. Pág. 7
- Alumno aventajado. Pág. 8
- Contendiente del alumno aventajado. Pág. 8
- Hermano del ministro, el poeta. Pág. 9
- Personajes históricos que, por ser célebres, sí aparecen con nombre y apellidos: La Rochefoucauld, La Bruyère, Maquiavelo y Campanella, pág. 8; Chamfort, pág. 9 y Bryant, pág. 10.
- Familia S… (Armas ducales de la…). Pág. 13
- Multitud atemorizada: hombre armado, grupo de mujeres y niños. Pág. 13
- Señora autora de la carta, citada como “la persona robada” en la pág. 3. Pág. 14

Al ser un texto traducido no se puede especificar si el autor utiliza poco o mucho las figuras retóricas. Existen en el texto:
Comparación: “…había tanto de despreciable como de divertido”. Pág. 1
Paradoja: “…un poco demasiado sencillo”. Pág. 2
Onomatopeya: “¡Ja, ja! ¡Oh, oh!”, pág. 2; “puf..., podría usted..., puf, puf…”, pág. 7

Todo el relato es un puro diálogo, tanto directo, como insertado en el texto (el directo es el que va acotado con guión de diálogo y el otro forma parte del texto y va, en este caso, entre comillas).
Ejemplos.
Directo:
-Si se trata de algo que requiere reflexión -observó Dupin, absteniéndose de dar fuego a la mecha- será mejor examinarlo en la oscuridad.
-He aquí una de sus ideas raras -dijo el prefecto, para quien todo lo que excedía su comprensión era «raro», por lo cual vivía rodeado de una verdadera legión de «rarezas».
-Muy cierto -repuso Dupin, entregando una pipa a nuestro visitante y ofreciéndole un confortable asiento.
-¿Y cuál es la dificultad? -pregunté-. Espero que no sea otro asesinato.

Insertado en el texto:
-Exactamente -dijo Dupin-. Cuando pregunté al muchacho de qué manera lograba esa total identificación en la cual residían sus triunfos, me contestó: «Si quiero averiguar si alguien es inteligente, o estúpido, o bueno, o malo, y saber cuáles son sus pensamientos en ese momento, adapto lo más posible la expresión de mi cara a la de la suya, y luego espero hasta ver qué pensamientos o sentimientos surgen en mi mente o en mi corazón, coincidentes con la expresión de mi cara». Esta respuesta del colegial está en la base de toda la falsa profundidad atribuida a La Rochefoucauld, La Bruyére, Maquiavelo y Campanella.

No existe descripción del paisaje, todas las acciones suceden dentro de un espacio cerrado.
Lo que sí se hace perceptible el paso del tiempo, se alude a él en:
* Pág. 4 se habla de los tres meses que han pasado desde el robo y durante los cuales el prefecto de la policía ha dedicado todas las noches a registrar la casa del ministro.
* En pág. 5 menciona que durante toda una semana, cada noche, la ha dedicado a un aposento de esa casa.
* En pág. 6 el narrador dice que un mes más tarde les visitó el prefecto.
* En pág. 12 es Dupin quien nos dice que una hermosa mañana fue a casa de D., y en pág. 13 nos vuelve a decir que “a la mañana siguiente volvió a casa de D…, en busca de la tabaquera”.
* En la pág. 14, al final de la historia, se menciona que todo este suceso, el tiempo en que el ministro tuvo en sus manos la carta robada, duró dieciocho meses.

En cuanto al lenguaje, al principio de los diálogos puede decirse que se trata de un lenguaje sencillo, pero cuando toma la palabra Dupin lo eleva hasta hacerlo insoportablemente culto ayudándose de citas en latín, en francés, comparando la lógica matemática con la lógica filosófica y gramatical, de ahí que el relato se convierta a partir de la pág. 6, más o menos, en algo casi incomprensible y, sobre todo, de difícil lectura porque hay que estar muy atento a lo que se dice. Por lo general suele ser una especie de truco de los escritores para poner de relieve el alto nivel de sus conocimientos.


Mis impresiones.- Se trata de un texto muy dual. Hasta la página seis es un puro diálogo, bastante ágil, de los llamados “diálogo de espadachines”: son rápidos y cortantes en algunos momentos, en otros las respuestas son más sesudas y elaboradas. Está cargado de ironía, al menos cada vez que Dupin o el narrador dan sus opiniones sobre el Prefecto.
El narrador, en primera persona, es un “YO” que casi parece que es el lector quien cuenta la historia: es deficiente, no conoce todo lo que ocurre a su alrededor. Sólo se dedica a escuchar y a transcribir lo que oye. Prácticamente no describe el entorno y, si lo hace, es con el menor número de palabras posible, las suficientes como para dar una ligera pincelada y situar al lector en el lugar en el que transcurre la acción. Una acción que es prácticamente nula, los personajes no se mueven, parecen estáticos, tan sólo hablan, intercambian ideas, pero no “pasean”, sólo fuman.
No existe descripción de los personajes, es el lector quien debe, poco más o menos, y a la vista de su forma de hablar, imaginárselos. Este narrador en primera persona es, como he dicho, un narrador deficiente: sabe lo mismo que el lector, es decir, poco, y tampoco parece que le importe demasiado si le saca de dudas con lo que cuenta, o le crea muchas más con todo lo que calla. Se permite, eso sí, de vez en cuando, hacer juicios de valor como en la pág. 1 cuando habla de Monsieur G..., el prefecto de policía: “Lo recibimos cordialmente, pues en aquel hombre había tanto de despreciable como de divertido, y llevábamos varios años sin verlo”. Este es un juicio de valor. Quien narra siente que este personaje es así pero, al no describirlo, el lector tiene que fiarse de sus palabras ya que no lo puede “ver” a través de la lectura y sacar sus propias conclusiones de cómo es en realidad. Para mí, por ejemplo, con esta frase “-¡Ja, ja! ¡Oh, oh! -reía el prefecto, divertido hasta más no poder-. Dupin, usted acabará por hacerme morir de risa”, y más que nada con esas onomatopeyas de la risa, me da la impresión de que se trata de un hombre de mediana edad, grueso, vamos, lo más parecido a un papá Noel y algo bobalicón si se tiene en cuenta al leer las explicaciones que da más adelante de la forma tan rocambolesca que tiene para dar con el paradero de la carta: inteligencia nula. Con esta onomatopeya de la pág. 7 parece que se trata de un hombre grueso: “-Pues..., puf..., podría usted..., puf, puf..., pedir consejo en este asunto..., puf, puf, puf... ¿Se acuerda de la historia que cuentan de Abernethy?”
En pág. 4 el prefecto de policía también hace un silogismo además de un juicio de valor cuando habla del ministro: “-No está completamente loco -dijo G...-, pero es un poeta, lo que en mi opinión viene a ser más o menos lo mismo”. El silogismo: los poetas son unos locos, el ministro es un poeta, luego el ministro es un loco.
Es un relato que se hace pesado a partir de la pág. 6, en el momento en el que Dupin empieza a dar su “clase magistral” de cómo ve él el asunto de la carta robada, hace alarde de sus conocimientos matemáticos, lógicos, filosóficos… Para llevarnos a un final que es de los llamados “en corte de manga”, termina el relato con un poema en francés que nos da, de paso, una pista de por qué Dupin tiene tanta inquina al ministro y por qué desea su caída. En la carta cambiada le pone estas palabras “…Un proyecto tan funesto, si no es digno de Atreo es digno de Tiestes*”. Estas dos figuras mitológicas, hermanos gemelos, hijos de Hipodamia y Pélope, se enfrentaron por el poder y a causa de la esposa del primero. Quizá por una causa semejante Dupin tiene un contencioso con el ministro.
Si os habéis fijado no se especifican los nombres de los personajes. Tan sólo el del protagonista y el de una tal Marie Rogét. El de ella se cita con nombre y apellido por tratarse de una persona muerta, protagonista de un caso misterioso de asesinato ocurrido tiempo atrás. Al resto de los personajes sólo se les nombra por las iniciales, se supone, que del apellido. Es una estrategia del autor para hacernos creer que el relato en cuestión tiene una base real, se trata de un suceso ocurrido no hace demasiado tiempo y cuyos personajes aún viven y pueden ser reconocidos fácilmente por los lectores. El mismo narrador también socapa su identidad, sólo dice ser amigo de C. Auguste Dupin, de quien da, incluso, la dirección de la casa.
Es posible que esta pareja de intelectuales, dos detectives fuera de lo corriente, en un ejercicio de intertextualidad, inspirasen a Sir Arthur Connan Doyle a la hora de crear su archiconocido personaje: Sherlock Holmes. Y, por supuesto, este narrador agazapado, sería en las novelas del inglés el entrañable doctor Watson.

En cuanto a mis impresiones personales: no es uno de los textos de Poe que más me agrade, ni me vuelva loca su lectura, pero como ejercicio de búsqueda creo que es uno de los mejores. Me divierte mucho la primera parte, los diálogos a tres voces y, sobre todo, las pesquisas del prefecto de policía. Las explicaciones de Dupin, tan académicas, tan engoladas, ciertamente me llegan a aburrir pero en el fondo me llama la atención la forma de mezclar la ciencia matemática con la lingüística, incluso con la filosofía. Al ser un relato bastante estático, pues hay poca acción en él, me da sensación de agobio, de asfixia, que quizá sea lo que buscaba el autor. Desde luego lo que no me produce es miedo, eso sí, me gustaría saber más de lo que cuenta la historia. De ahí que sea un buen relato para hacer un ejercicio de intertextualidad.




Biografía.- Edgar Allan Poe, escritor romántico estadounidense, cuentista, poeta, crítico y editor, unánimemente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, nació en Boston, Massachussets, en 1809, era el segundo de los tres hijos de un humilde matrimonio de actores, David Poe y Elizabeth Arnold, de ascendencia irlandesa e inglesa respectivamente. Fue abandonado a los nueve meses por su padre y a los tres años quedó huérfano de madre, siendo entonces acogido por el matrimonio formado por Frances y John Allan, de Richmond (Virginia). Su padrastro, del cual Edgar tomaría el apellido, fue un acaudalado hombre de negocios de ascendencia escocesa; hombre colérico e intransigente, jugó un papel destacado —negativamente hablando— en la vida del escritor; tenía tres hijos ilegítimos a los cuales trataba mejor. Mientras su madrastra, lo mimó siempre y le consentía todo y las palabras del pequeño Edgar "eran ley en la casa", según dejó escrito[sin referencias]. Tuvo una educación sureña, plagada de leyendas que nutrieron al joven Poe, al igual que los capitanes de veleros que se acercaban a Richmond, que le inspiraron para su posterior obra de las Aventuras de Arthur Gordon Pymm.
La familia Allan se mudó a Inglaterra cuando Poe contaba seis años. Allí estudió durante cinco años en un típico colegio británico de la época y se quedó prendado de los edificios góticos, plasmándose en su mente. También estuvo por Irvine (Escocia) maravillándole el folclore escocés. Empezó a leer a Walter Scott, creándole gran influencia, además de Joseph Addison, Alexander Pope y Ann Radcliffe. Sus libros de cabecera siempre fueron Ivanhoe y Manfredo de Lord Byron.
De nuevo en Estados Unidos, con 11 años, siente complejo de inferioridad lo que le empuja a llamar la atención, como por ejemplo realizar fugas misteriosas. Empieza a escribir poemas inspirándose en Byron y se enamora con 15 años de la madre de un compañero de colegio, la cual murió inmersa en un delirio alocado, lo que reflejará en las heroínas de sus relatos y a la cual dedicó un poema Helen. Más tarde tendría una relación con Sarah Elmira Royster (ya de su edad), que sin embargo fue rechazada por el padrastro de Edgar.
Años más tarde, en 1826, comenzó los estudios universitarios en la Universidad de Virginia, en la ciudad de Charlotesville, donde se distinguió en las asignaturas de latín y francés, además de estudiar italiano y español. Se cultivó mucho en esta época ya que leía todo libro que caía en sus manos. Sin embargo, no terminó el primer curso académico, al serle retirada la ayuda paterna debido a sus deudas de juego y sus problemas con el alcohol y el láudano; antes de irse quemó su habitación con todos sus muebles. En 1827, y bajo el nombre de Edgar A. Perry, se alista en el Ejército, en el que permaneció dos años y fue ascendido a sargento mayor. Entre 1827 y 1829 publica en Boston, gracias al editor Calvin Thomas, sus dos primeros libros de poesía: Tamerlán y otros poemas y Al Aaraaf, Tamerlán y poemas menores. Entre ese tiempo murió su querida madrastra Frances, sumiéndole en una gran melancolía, algo constante en su vida. A raíz de una breve reconciliación con su padrastro, en mayo de 1830, solicitó una plaza en la academia militar de West Point, carrera que también abandonó a causa de nuevas desavenencias con Allan y de la retirada de su apoyo, aunque conservaría el capote de cadete durante toda su vida.
Su tía Clemm lo acogió junto a su hermano William Henry y su prima Virginia en la ciudad de Baltimore, convirtiéndose en su nueva familia. Se enamoró de una vecina de su tía, una tal Mary Deveraux, con la que se hace novio durante un año, al terminarse la relación por las continuas escenas de celos de Edgar y el descontento del padre de ella, el cual le llegó a pegar una paliza. En 1832 consigue publicar cinco relatos en el periódico Saturday courier, de Filadelfia. Dedicado al periodismo, a lo largo de los años fue redactor, redactor jefe y editor en periódicos y revistas como "Southern Literary Messenger", "Burton's Gentleman's Magazine" y "Graham's Magazine" entre otros, desplazándose continuamente entre Boston, Baltimore y Nueva York, pues se mostró incapaz de asentarse en un trabajo fijo, debido a su mala salud, el alcohol y las deudas. En 1833 obtuvo el primer premio en el concurso literario organizado por The Baltimore Saturday Visitor con su relato Manuscrito hallado en una botella. En 1834 murió su padrastro sin dejarle herencia, cosa que le afectó. En 1836 se casa con su prima Virginia de 13 años, a la que llegó a querer hasta la locura y era la que lo unía al mundo real. Le dedicó un poema, Anabel Lee. Como en estos años no tuvo trabajo fijo, se dedicó con entusiasmo a escribir relatos, creando los mejores de su obra. Fue asesor editorial del Burton's Gentelman's Magazine, el cual gracias a él elevó su tirada. Luego lo abandonó por causas no conocidas. Fue director de editorial del Graham's Magazine, el cual debe abandonar por sus frecuentes borracheras, pero aumentó el número de suscriptores en 35.000. En 1845 llegó a convertirse en propietario del "Broadway Journal", de Nueva York, que sin embargo cerró al año siguiente por problemas económicos. Su estilo agudo y en ocasiones cruel, especialmente tratándose de crítica literaria, le granjeó cierta notoriedad en la costa Este. Compaginaba su actividad periodística con la publicación de sus escritos.
En 1840, en la ciudad de Filadelfia, (Pensilvania) logró publicar, en dos volúmenes, una recopilación de sus relatos aparecidos en prensa: Tales of the Grotesque and Arabesque (Cuentos de lo grotesco y arabesco), que contenía algunas de sus obras más importantes (La caída de la Casa Usher, Ligeia, Manuscrito hallado en una botella) y hoy es considerado uno de los hitos más importantes en la historia de la literatura fantástica de todos los tiempos. Además con El escarabajo de oro consiguió ganar de nuevo otro concurso literario. Durante esta época sus cuentos se valoran y obtiene una gran reputación. Sin embargo, fue uno de sus poemas, El cuervo, el que por fin le dio fama nacional y aclamación por todos al ser publicado en el periódico Evening Mirror el 29 de enero de 1845. Cubierto de gloria, realiza en esta época una gira por el país recitando poemas y relatos gracias a su magnífica y embrujadora elocuencia.
Pero el éxito y la alegría acabaron pronto ya que en 1846 quiebra su publicación y por si fuera poco su amada Virginia muere por tuberculosis el 30 de enero de 1847. La desesperación y la depresión llaman de nuevo a su puerta y se entrega de nuevo al alcohol y a vagabundear por las calles. Lo que siguió fueron meses de desvarío y excesos, aunque surgen poemas como Ulalume y el ensayo cosmogónico Eureka.
Según se aprecia en su correspondencia, Poe sufrió durante toda su vida fuertes depresiones nerviosas, de las que se defendía, como se ha visto, por medio del láudano y el alcohol. Fue además continuamente asediado por problemas económicos, muchas veces derivados de dichas aficiones. La enfermedad y posterior muerte de su mujer por tuberculosis (al igual que su madre biológica) en 1847, y varios fracasos posteriores (ya al final de su vida) en sus relaciones amorosas, agravaron su alcoholismo. Buscó la compañía de mujeres como Marie Louise Shew, Annie Richmont o Sarah Helen Whitman. Hay propuestas de matrimonio pero Poe ya no tenía ilusión por nada, aunque el reencuentro con un antiguo amor de juventud, Elmira, lo animó a contraer matrimonio con ella, con la condición de que dejara el alcohol y las drogas. La fecha de la boda estaba concertada para el 17 de octubre, se le vio en Richmond entusiasmado e incluso feliz, pero cuando el poeta se dirige a Baltimore con el propósito de visitar a unos amigos, se le pierde la pista.
El 3 de octubre de 1849 fue encontrado en estado de desvarío y con ropas que no le correspondía frente a una taberna en la ciudad de Baltimore, Maryland. Probablemente afectado de delirium tremens, fue trasladado al Washintong College Hospital, donde fue atendido por el doctor James E. Snodgrass. Sufrió alucinaciones, delirios y extravíos, y opuso resistencia a los enfermeros, alternado esto con lucidez. Al final murió en la madrugada del 7 de octubre. La leyenda, recogida por Julio Cortázar en el prólogo a sus traducciones de Poe, cuenta que en sus últimos momentos invocaba obsesivamente a un explorador polar, llamado Reynolds, que había servido de referente para su novela de aventuras fantásticas La narración de Arthur Gordon Pym, y que al expirar pronunció estas palabras: "¡Que Dios se apiade de mi pobre alma!".
La causa precisa de su muerte es aún hoy controvertida, habiéndose señalado la posibilidad de que sufriera diabetes, varios tipos de deficiencias enzimáticas, e incluso rabia. El doctor James E. Snodgrass escribiría después de la muerte de Poe sobre las circunstancias en que se lo encontró y sus últimas horas.
La obra epistolar de Poe fue intensa durante toda su vida y es sobrecogedor leer las cartas de sus últimos meses en los que incluso pedía a su tía que muriera junto a él.

Obra.- A parte de las influencias de Walter Scott y Byron, estuvo muy versado por su trabajo en toda la literatura contemporánea, y, por su tendencia natural, en la novela gótica anterior, así como en los románticos ingleses y alemanes, Poe cultivó tanto la narrativa como la poesía y el ensayo, realizando aportaciones originales (lo cual suponía una ley para él) en estos campos. Se le considera una gran influencia en el Simbolismo, dentro del género poético, y especialmente sobre su traductor al francés, el poeta Charles Baudelaire, creador de esta escuela en Francia, aunque no está de más aclarar que esta influencia fue estrictamente temática y no formal. Se inspiró en escritores góticos como Nathaniel Hawthorne, Ann Radcliffe, William Godwin y E.T.A. Hoffmann y reformó la novela gótica al aportarle un modo más terrible a sus narraciones y la mejor forma de transmitir esto a sus lectores era la representación del horror.

Cuentos.- Su contribución más importante a la historia de la literatura la constituyen los relatos cortos de todo género. Es de destacar en los mismos su factura equilibrada y el elevado nivel artístico. Dotado de una gran inteligencia y una poderosa imaginación, Poe era maestro absoluto en el campo del misterio, así como en la recreación de atmósferas preñadas de efluvios malsanos y fantasmales, mientras que, en el terreno técnico, su dominio del tempo o ritmo narrativo no tenía igual. Julio Cortázar, gran admirador suyo, hacía hincapié en la gran parquedad o "economía de medios" de que hacía gala para lograr sus propósitos (véase El barril de amontillado).
Para transmitir la sensación de inquietud y terror la acción transcurría en un solo lugar, en donde todos los detalles estaban subordinados al conjunto y cualquier detalle de poco interés sobraba. La sensación de horror la transmitió de manera directa y en una determinada longitud, la brevedad. El mejor ejemplo que demuestra la esencia clara del relato corto de terror de Poe fue su primer cuento publicado Metzengerstein, en el cual tiene circunstancias románticas como la ruina de una familia ilustre, un viejo castillo, un barón disoluto..., pero no nos relata la historia de la familia, ni una historia de amor, sino que desde el comienzo hasta el final se trata de un relato de horror y fatalidad.

El pozo y El péndulo comienza de forma abrupta, El corazón delator empieza describiendo la locura del protagonista y en El barril de amontillado nada se sabe de humillación que sufrió el vengador. La escena y la acción no son elementos necesarios de la narración consiguiendo un goticismo más efectivo. En todos sus relatos la tortura, la desesperación, la depresión, los crímenes, las venganzas, la agonía, la locura, se muestran libres y desnudos como el terror y la muerte.

Sus cuentos más importantes pertenecen al género fantástico y de terror: Manuscrito hallado en una botella (por el que recibió su primer premio literario), El gato negro, El pozo y el péndulo, El corazón delator, La caída de la Casa Usher, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, El entierro prematuro, Ligeia, etc. Estos escalofriantes relatos han fascinado a generaciones enteras de lectores y cuentistas del género macabro, y sobre el oscuro simbolismo a ellos inherente han corrido ríos de tinta.
Ya no se advirtieron más señales de vida en Valdemar y, opinando que había fallecido, lo confiamos al cuidado de los enfermeros. En ese momento observamos un intenso movimiento vibratorio en la lengua. El hecho continuó por espacio quizá de un minuto. Al terminar este periodo, brotó de las distendidas e inmóviles mandíbulas una voz, una voz que sería una locura intentar describir. De "La verdad sobre el caso del señor Valdemar", 1845.
Como se ha dicho, Poe —junto con Mary Shelley y su Frankenstein— igualmente anticipó la narrativa de ciencia ficción (o ficción científica) como lo prueban las siguientes obras: La incomparable aventura de un tal Hans Pfaal (También conocida como: La aventura sin par de un tal Hans Pfaal), El poder de las palabras, Revelación mesmérica, La verdad sobre el caso del señor Valdemar, Un descenso al Maelström, Von Kempelen y su descubrimiento, etc. El mesmerismo, muy en boga en aquella época, influenció en varios relatos de Poe, que aunque no creería intensamente si le interesó.
Añadido a esto, fue precursor de la novela policíaca a través de historias, como El escarabajo de oro, en las que se resuelven analítica y lógicamente problemas de gran complejidad. Son de importancia en este sentido las narraciones detectivescas que tienen como protagonista al caballero Auguste Dupin: Los crímenes de la calle Morgue, La carta robada y El misterio de Marie Rogêt. En dicho personaje se inspiró probablemente Arthur Conan Doyle para desarrollar su Sherlock Holmes.
En el lugar más recóndito de esa maleza, no lejos del extremo oriental de la isla, es decir, del más distante, Legrand se había construido él mismo una pequeña cabaña, que ocupaba cuando por primera vez, y de un modo simplemente casual, hice su conocimiento.
Éste pronto acabó en amistad, pues se daban en el recluso muchas cualidades que atraían el interés y la estima. Le encontré bien educado, de una singular inteligencia, aunque infestado de misantropía y sujeto a perversas alternativas de entusiasmo y de melancolía. De "El escarabajo de oro", 1843.

Menos conocidos son sus cuentos "grotescos", en los que, para algunos, exhibía un muy discutible sentido del humor: Bon-bon, El aliento perdido, El Rey Peste, Los anteojos, El sistema del doctor Tarr y el profesor Fether, etc. Robert Louis Stevenson, en un conocido ensayo sobre Poe, llegó a afirmar: "El hombre capaz de escribir El Rey Peste había dejado de ser humano." Estas narraciones, sin embargo, debido a su extravagancia, fueron muy apreciadas por los poetas surrealistas.

Mención aparte merecen sus relatos de corte poético y metafísico, muchos de ellos auténticos poemas en prosa, de acendradas virtudes estéticas: La conversación de Eiros y Charmion, El coloquio de Monos y Una, El alce, La isla del hada, Silencio, Sombra, etc.

"Escucha", dijo el Demonio, imponiendo la mano sobre mi cabeza. "La tierra de que te hablo es una región sombría en Libia, a orillas del río Zaire. Y no hay tranquilidad allí, ni silencio.

"Las aguas del río son de un tono azafranado y enfermizo, y no fluyen hacia el mar, sino que palpitan eternamente bajo el ojo bermejo del sol, con agitación tumultuosa y convulsa. De "Silencio (una fábula)", 1839.

Entre sus relatos más populares, se cuentan:

El escarabajo de oro (The Gold Bug), 1843.
Los crímenes de la calle Morgue (The Murders in the Rue Morgue), 1841.
El gato negro (The Black Cat), 1843.
El barril de amontillado (The Cask of Amontillado), 1846.
La caída de la Casa Usher (The Fall of the House of Usher), 1839.
La esfinge, 1846.
Manuscrito hallado en una botella (MS. Found in a Bottle), 1833.
La carta robada (The Purloined Letter), 1844.
La verdad sobre el caso del señor Valdemar (The Facts in the Case of M. Valdemar), 1845.
El cajón oblongo, 1844.
El Rey Peste (King Pest), 1835.
La máscara de la Muerte Roja (The Masque of the Red Death), 1842.
Berenice, 1835.
Ligeia, 1838.
Morella, 1835.
El misterio de Marie Rogêt (The Mystery of Marie Roget), 1843.
Un descenso al Maelström (A Descent into the Maelström), 1841.
El entierro prematuro (The Premature Burial), 1844.
Un hombre en la multitud, 1840.
El corazón delator (The Tell-Tale Heart), 1843.
El pozo y el péndulo (The Pit and the Pendulum), 1842.
El retrato oval (The Oval Portrait), 1842.
El demonio de la perversidad (The Imp of the Perverse), 1845.
La cita, 1834.
William Wilson, 1839.

Novelas.- Poe es autor de una única novela corta: La narración de Arthur Gordon Pym (The Narrative of Arthur Gordon Pym of Nantucket) (1838). Se trata de un relato de aventuras marineras de tipo episódico, centrado en su intrépido protagonista, quien encontraría eco posteriormente en las obras de Stevenson. Debido a la abundancia de detalles macabros que contiene y a su indescifrable desenlace, la obra ha estado siempre rodeada de polémica.

Poemas.- Poe definió la poesía como "creación rítmica de la belleza". En su género más controvertido, le debemos composiciones de extraordinaria musicalidad, como Las campanas y Annabel Lee, las cuales, debido a sus complicaciones estructurales, hicieron casi imposible su traducción a otros idiomas, a no ser en prosa. El más popular de todos sus poemas es El cuervo, un canto narrativo de corte romántico en el que se cuenta la llegada de una de estas aves a la estancia de un hombre solitario, en una noche de tormenta. A las atribuladas preguntas del personaje sobre el destino y sobre su amada muerta, "Leonore", el siniestro pájaro, responde invariablemente con el latiguillo "nevermore" ("nunca más").

Entre sus principales poemas cabe destacar:

El cuervo (The Raven)
Lenore (Lenore)
Travesia Fantastica
Annabel Lee
Las campanas (The Bells)
A Mi Madre (To My Mother)
Himno (Hymn)
Un Valentín (A Valentine)
Tierra de Hadas (Fairy Land)
A Helen (To Helen)
Israfel (Israfel)
La Ciudad en el Mar (The City in the Sea)
La Durmiente (The Sleeper)
El Valle de la Inquietud (The Valley of Unrest)
El Coliseo (The Coliseum)
Soneto a Zante (Sonnet to Zante)
Balada Nupcial a ... (Bridal Ballad to ...)
Soneto del Silencio (Sonnet-Silence)
Tierra de Sueños (Dream Land)
Eulalie, Una Canción (Eulalie, A Song)
A F... (To F...)
A F-S S. O-D (To F-S S. O-D)
A M. L. S. (To M. L. S.)
Ulalume (Ulalume)
A ... ... (To ... ...)
A Helen (To Helen)
Un Enigma (An Enigma)
Para Anne (For Anne)
Eldorado (Eldorado)
Un Sueño Dentro de un Sueño (A Dream Within a Dream)
Estancias (Estancias)
Un Sueño (A Dream)
El Día Más Feliz, La Hora Más Feliz (The Happiest Day, The Happiest Hour)
El Lago: A ... (The Lake: To ...)
Soneto a la Ciencia (Sonnet To Science)
Al Aaraaf (Al Aaraaf)
A ... (To ...)
Al Río (To the River)
A ... (To ...)
Tamerlane (Tamerlane)
A ... ... (To ... ...)
Sueños (Dreams)
Espíritus de los Muertos (Spirit of the Dead)
Estrella del Anochecer (Evening Star)
Elizabeth (Elizabeth)
Serenata (Serenade)
Imitación (Imitation)
Himno a Aristogeiton y Harmodius (Hymn to Aristogeiton and Harmodius)
Un PÆan (A PÆan)
A Isadore (To Isadore)
Solo (Alone)
A Alguien en el Paraíso (To Someone in Paradise)

Ensayos.-Poe ejerció asimismo con acierto el ensayo sobre los temas más variados (la larga meditación cosmológica Eureka, Marginalia, Criptografía, Filosofía del mobiliario, entre otros), así como la crítica literaria (a destacar sus reseñas sobre Longfellow, Dickens y Hawthorne), en la que se mostró enemigo del "aldeanismo" estadounidense y partidario más bien de una creación de índole independiente y cosmopolita. Por último, indagó —muy técnicamente para tratarse de un autor romántico, y a veces quizá algo irónicamente—, sobre los misterios y técnicas de la composición literaria: El principio poético, así como su famosa Filosofía de la composición que versa sobre su pieza poética más conocida, El cuervo. En esta obra afirma que "la brevedad debe hallarse en razón directa de la intensidad del efecto buscado".

Repercusión.- El alcance de la influencia de Poe es inabarcable. En los mismos Estados Unidos inspiró a escritores como Mark Twain, Herman Melville, Ambrose Bierce, gran especialista de lo macabro, Ray Bradbury, y sobre todo por su tenebrismo a Howard Phillips Lovecraft. La Mystery Writers of America es una organización que premia a mejor escritor de misterio cuyos galardones son llamados "Edgars".
La otra gran influencia fue hacia los simbolistas franceses, encabezados por Charles Baudelaire, el cual tradujo cinco volúmenes suyos, Víctor Hugo, Lautréamont, Verlaine, Rimbaud, Valéry, Mallarmé, el cual le dedicó poemas, y Proust. Además de Guy de Maupassant, gran especialista también del relato corto e intenso y el gran autor de la ciencia ficción Julio Verne, gran admirador de Poe.
En cuanto a los victorianos, en este punto cabría destacar a los grandes especialistas del género macabro como el ya mencionado Robert Louis Stevenson tanto que fue fuente de inspiración de "El extraño caso del doctor Jekyll y mr. Hyde", Montague Rhodes James, Arthur Machen, Oscar Wilde en su novela El retrato de Dorian Gray y al autor de ciencia ficción Herbert George Wells. Además su personaje de Auguste Dupin, el detective ficticio de Poe en Los crímenes de la calle Morgue, sirvió de inspiración a Arthur Conan Doyle para su Sherlock Holmes.
En España influyó mucho a Pío Baroja y a Blasco Ibáñez.
En la literatura latinoamericana, contó con la admiración de algunos de los autores modernistas. Rubén Darío le dedicó uno de los artículos de su libro Los raros y fue modelo a imitar para el cuentista uruguayo Horacio Quiroga. También los escritores argentinos le admiraron: Julio Cortázar tradujo su prosa completa magistralmente y, Jorge Luis Borges le consagró algún cuento y varios ensayos. El escritor colombiano Andrés Caicedo se declaraba fuertemente influenciado por Poe y le dedicó varios relatos, entre ellos una versión moderna de Berenice.
En Rusia su obra fue traducida por el simbolista Konstantin Balmont e influenció a Nabokov ya que realizó varias referencias a Poe en su famosa novela Lolita. Fyodor Dostoevsky dijo sobre él que poseía un talento enorme como escritor e hizo una breve referencia a su poema El cuervo en Los hermanos Karamazov. Además en Crimen y castigo el protagonista Raskolnikov estuvo inspirado en parte en Montresor de El barril del amontillado.
En Suecia Viktor Rydberg tradujo bastante de la obra de Poe al sueco. El escritor alemán Thomas Mann escribió muchos relatos cortos basados en los de Poe. Además Friedrich Nietzsche se vio influenciado en los ensayos de Poe para realizar su excéntrica filosofía y en Japón un escritor se puso el pseudónimo de Poe en su idioma, pasando a denominarse Edogawa Rampo.
En Grecia, Filemón de Sausage publicó la primera traducción de sus cuentos completos y le dedicó una sección de sus Meditaciones.
En la pintura.- Gustave Doré, Edouard Manet.
En la música.- Inspiró a músicos como Ravel, Rachmáninov, quien hizo una coral del poema Las campanas, y Debussy, que compuso un drama lírico sobre La caída de la Casa Usher. Su compañero André Caplet también compuso un tema musicando del relato La máscara de la muerte roja.
El compositor inglés Joseph Holbrooke compuso una sinfonía a El cuervo en 1900, y tres años más tarde realizó algo similar con el poema Las campanas. Además hizo un ballet sobre La máscara de la muerte roja, a parte de otros trabajos inspirados en Poe.
Peter Hammil, líder del grupo Van Der Graaf Generator compuso una siniestra ópera sobre el tema de la casa de Usher.
La canción de Bob Dylan Just Like Tom Thumb's Blues está basada en la calle Morgue. En la portada del disco Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band de The Beatles, uno de los personajes admirados por ellos y allí reflejado es Poe, que aparece mencionado igualmente en la canción I'm the Walrus
En la canción compuesta e interpretada por Neil Diamond, Done Too Soon se menciona a Poe junto con muchas otras personalidades que murieron prematuramente.
El grupo Alan Parsons Project realizó canciones dedicadas a Poe en su disco Tales of Mystery and Imagination, como por ejemplo, The Raven, con colaboraciones como Orson Welles en el rol de narrador.
En 1981 el grupo de Heavy Metal Iron Maiden realizó una canción llamada Murders in the Rue Morgue integrada en su disco Killers.
El grupo español Radio Futura dio música al poema Annabel Lee en 1989.
La banda de Heavy Metal Nevermore debe su nombre y muchas de sus canciones a la obra de Poe.
La banda de Heavy Metal Progresivo Symphony X ha basado la temática de varias de sus canciones en obra y vida de Edgar Allan Poe (vgr. King Of Terrors) A su vez, Michael Romeo, guitarrista de la banda, evidencia su devoción por el escritor al componer para su álbum solista The Dark Chapter temas como Cask Of Amontillado, The Premature Burial, Mask Of the Red Death o Psychotic Episode
La banda argentina Los Tipitos basó la canción Campanas en la noche en el poema El cuervo.
El minimalista Philip Glass compuso una ópera basada en La caída de la Casa Usher en 1989. Otras óperas basadas en Poe son Ligeia de Augusta Read Thomas en 1994 y El corazón delator de Bruce Adolphe.
Silvio Rodríguez (Trovador cubano) le dedicó un tema con su nombre "La trova de Edgardo", en el cual satiriza las adicciones del escritor diciendo -"hoy, recordé a Edgardo, aquel señor fumador de amapolas"-
Otros grupos de la actualidad que han rendido tributo al autor norteamericano son Voltaire, Green Day (en la canción "St. Jimmy"), Good Charlotte, Mr. Bungle, The Crüxshadows, Cradle of Filth, Team Sleep, Utada Hikaru, Elysian Fields, The Smithereens, Symphony X, Opera IX, Tiger Army, Sopor Aeternus & The Ensemble of Shadows, Overlord, Insane Clown Posse and Antony and the Johnsons.
Lou Reed en su álbum "The Raven" del año 2003, rinde homenaje a la obra de Poe, además de una interpretación tremenda de un tema, que lleva por titulo su nombre "Edgar Allan Poe". En el disco participan entre otros: Ornette Coleman, David Bowie o los actores Steve Buscemi y Willem Dafoe.
Gustavo Cerati tiene también una canción basada en su cuento corazón delator
En el Cine.- Varios de sus relatos han sido trasladados a la gran pantalla de la mano del maestro de la Serie B, Roger Corman. Entre otras, existe una versión cinematográfica de su cuento "El pozo y el péndulo".
Además, Tim Burton cita en varias de sus películas al ilustre Poe. Pero sobretodo le rinde un gran homenaje en su cortometraje de animación en stop-motion Vincent.



* Mitología.- Atreo y su hermano gemelo Tiestes fueron exiliados de Pisa por su padre por haber asesinado a su hermanastro Crisipo en su deseo de alcanzar el trono de Olimpia. (¿No os suena a la Biblia: el asesinato de Abel?) Fueron a refugiarse a Micenas, donde ascendieron al trono en ausencia del rey Euristeo, que estaba luchando con los Heracleidas. Euristeo había dispuesto que su mandato fuera temporal, pero se hizo permanente debido a su muerte en la batalla.

Atreo juró sacrificar su mejor cordero a Artemisa. Sin embargo, mientras buscaba su rebaño descubrió un cordero dorado que dio a su esposa, Aérope, para esconderlo de la diosa. Ésta se lo dio a su amante y hermano de Atreo, Tiestes, que convenció entonces a Atreo para que aceptara que aquél que tuviese el cordero fuese el rey. Tiestes mostró entonces el cordero y reclamó el trono.
Atreo recuperó el trono siguiendo el consejo que recibió de Hermes. Tiestes aceptó devolver el trono cuando el sol se moviese hacia atrás en el cielo, una hazaña que Zeus llevó a cabo. Atreo recuperó el trono y desterró a Tiestes.
Atreo supo entonces del adulterio de Tiestes y Aérope y planeó su venganza. Mató a los hijos de Tiestes (Tántalo, Plístenes, Áglao, Orcómeno y Calileonte), los hirvió y los sirvió a la mesa. Al terminar la comida, le presentó en otra bandeja las cabezas, pies y manos de sus víctimas, para que se diera cuenta de lo que había comido. Tiestes vomitó horrorizado lo que tenía en el estómago y lanzó una terrible maldición a los descendientes de Atreo.
Entonces un oráculo aconsejó a Tiestes que si tenía un hijo con su propia hija (Pelopia), ese hijo mataría a Atreo. Tiestes así lo hizo y el hijo, Egisto, mató a Atreo. Sin embargo, cuando Egisto nació, fue abandonado por su madre, avergonzada de su acto incestuoso. Un pastor encontró al bebé y se lo dio a Atreo, quien lo crió como su propio hijo. Sólo cuando alcanzó la madurez reveló Tiestes la verdad a Egisto. Egisto mató entonces a Atreo.